Productos típicos croatas II

Productos típicos croatas (Segunda Parte)

Como ya vimos en el anterior post existe gran diversidad cultural, natural y de tradiciones entre las diferentes regiones en Croacia. En esta segunda parte hemos recopilado algunos de los productos típicos croatas de las regiones que componen la Costa Dálmata: Zadar, Sibenik, Split y Dubrovnik.

 

hvar-romeo-ibrisevic

Foto: Romeo Ibrisevic

Zadar

Los productos típicos croatas de esta región del norte de Dalmacia tienen que ver con la gastronomía:

Queso de la isla de Pag. El queso de oveja de la isla de Pag es una de las delicias croatas más conocidas por su sabor auténtico. La localización estratégica de la isla favorece el crecimiento de las plantas aromáticas de las que se alimentan las ovejas locales. Además, estas plantas son peinadas por el viento que trae la sal marina del Adriático, una mezcla exquisita que se nota tanto en el sabor de la carne de cordero como en la leche de las ovejas con la que se elabora el queso. Como no es muy práctico llevarse un cordero de recuerdo, optamos por el queso.

Marrasquino. Hay muchas maneras de disfrutar de la región de Zadar pero todas ellas saben mejor acompañadas de una copita de este apreciado licor. El Marrasquino se hace de una variedad de cerezas llamadas marrascas, autóctonas de Zadar, a las que se añade azúcar, almendras y miel, obteniendo un licor dulce que combina muy buen con postres y con el queso de la isla de Pag.

Split

Lavanda de la isla de Hvar. Desde mediados de la primavera hasta finales del verano florece la lavanda tiñendo de morado los campos de la isla de Hvar y dotándola de un aroma que queda grabado en la memoria. Algunos de los productos típicos croatas, no solo de la isla sino también de la región, son los aceites y cremas corporales muy utilizados en aromaterapia o las bolsitas de ambientadores que proporcionan un aroma duradero y que nos recordarán a esta bella región.

Dubrovnik

Joyas de Dubrovnik. Con estas joyas se adornaban las damas de esta ciudad medieval. Los orfebres del casco antiguo siguen fabricando pendientes, collares y otras piezas de oro y plata con filigranas, tradición de hace siglos. La elegancia y diseño de estas joyas hacen que perduren en el tiempo y que nunca pasen de moda.

El lazo de Konavle. Se trata de un adorno de los trajes tradicionales de la región del sur de Dubrovnik. Es un lazo con motivos geométricos de color rojo, negro y verde con bordes dorados. Originalmente se llevaba en el pecho y en las mangas del traje y se sujetaba con un hilo de seda de morera que se teñía con tintes naturales. En la actualidad se puede encontrar decorando manteles de mesa, cojines u otros objetos útiles que adornan la casa de forma original y a la vez que tradicional.

Cosmética natural. Dubrovnik cuenta con una de las farmacias más antiguas de Europa, la farmacia del convento franciscano. Este fascinante monumento no atrae únicamente por su interés cultural y su antigüedad, sino también por los productos que se siguen fabricando de forma artesanal. La farmacia prepara cosméticos tradicionales utilizando recetas originales de hace más de 200 años. Jabones, aceites para masajes, cremas faciales y otros productos naturales de rosa mosqueta y plantas mediterráneas son algunos de los productos típicos que se pueden adquirir en esta antigua farmacia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies